La falta de motivación en el aprendizaje. Cuando hay un retraso madurativo no descubierto aun…

October 6, 2016

Los humanos nacemos preparados para aprender, para recibir los estímulos de nuestro alrededor y crecer. Madurar

El desarrollo neurológico se basa en conectar neuronas creando caminos estables, pero también en la desconexión de todas las que no lo son. Las vías utilizadas por el cerebro se refuerzan y las que entiende que no son útiles van desapareciendo. La mayor tasa de conexiones y vías neurológicas nuevas son en el primer año, pero luego nuestro sistema sigue modificándose toda nuestra vida a otro ritmo cada vez más decreciente.

Aprender es cambiar nuestra estructura neurológica para dar cabida a las nuevas experiencias que a su vez también nos modifican. Entender esto implica que ningún día eres la misma persona exactamente que el día anterior.

En los bebés el cambio es sorprendente. Un día pueden hacer lo que otro no y cuando te quieres dar cuenta están cogiendo cosas, gateando, diciendo sus primeras palabras, cogiéndonos de la mano para andar. Es magia. ¿De donde han sacado todos esos patrones de comportamiento y aprendizaje? En todas las partes del mundo los niños, si tienen la posibilidad, adquieren las mismas habilidades y en el mismo orden. Repito, si tienen la posibilidad…

La alarma salta cuando algún niño llega a clase y no aprende a leer, escribir y atender igual que los otros niños, pero cuando miras atrás en su desarrollo se puede ver un historial lleno de momentos en que no consiguió llegar a hacer las mismas cosas que los demás en el momento en que debiera. Estos problemas de aprendizaje de hoy son el resultado de las dificultades que ha tenido toda su vida, pero nadie le dio importancia.

Nadie le dio importancia cuando no pudo agarrarse al pecho, o no podía dormir y calmarse con normalidad. Nadie pensó que sería importante que se pudiera voltear o agarrarse un pie, arrastrarse por el suelo o gatear explorando su entorno. Tampoco fue muy importante cuando empezó a andar y hablar más tarde que los demás niños… y todo eso se acumula poco a poco sin que nadie se dé cuenta.

Cada síntoma de estos por separado no debería de ser demasiado importante, pero todos juntos hacen un perfil. Es la imagen de un niño que se esfuerza en hacer lo que se supone que debería poder hacer y no llega. De mayor podrían decir que no está motivado, pero realmente no he conocido nunca un bebé que no esté interesado en crecer y conseguir moverse y comunicarse. Cuando de mayor ese niño sigue intentándolo pese a todo no se merece de nosotros que le tachemos de vago, de inconstante, de falta de interés. ¿por qué no ponernos de su lado y trabajar juntos para empezar de nuevo? ¿por qué no entender que NO PUEDE y buscar el motivo último de sus dificultades? En ninguno de los casos que he visto esas razones estaban en el hoy. Pero se puede buscar en el ayer.

Cuando tu trabajo es ayudar a los niños con estas dificultades y a sus familias lo primero que aprendes es a escuchar. Oír lo que el niño tiene que decir con sus palabras, con sus miradas, con su cuerpo. Cuando perciben que no estás aquí para reñirles sienten un gran alivio y si además les dices que estás para ayudarles, se alegran muchísimo porque saben que alguien comprende lo que pasa, aunque ellos no.

¿Por qué los niños de mi clase tardan una hora en hacer los deberes y yo me quedo estudiando hasta la hora de dormir? ¿Por qué me tengo que quedar estudiando en los recreos? ¿Por qué nunca hago las cosas bien? ¿Por qué todos se enfadan a mi alrededor y me riñen? ¿Por qué no tengo tiempo de jugar y de hacer las cosas que me gustan? ¿Por qué me cuesta tanto leer? ¿Por qué nunca me escogen cuando hacen los equipos para jugar? ¿Por qué no meto goles? ¿Por qué todo lo que hago me cuesta más que a los demás?

No entienden lo que les pasa, al igual que las familias, pero puedes expicárselo: “no es tu culpa, no has hecho nada malo, sé que lo intentas hacer lo mejor posible pero no te sale mejor. Puedo ayudarte”

Cuando entienden que lo que van a hacer les va a hacer la vida más fácil todo cambia y empieza el trabajo en equipo, el mismo proceso de conciencia del problema da la vuelta a la tortilla y esto permite un avance inmediato. Tu hijo no es tu enemigo, es tu mejor y único aliado.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square